Toda la información sobre operación de Incontinencia urinaria femenina (Pérdidas de orina)

La incontinencia urinaria femenina se basa en pérdidas involuntarias de orina causadas en la mayoría de los casos por un esfuerzo físico en la zona abdominal, como puede ser reír, toser o correr. El principal problema de ello es que conlleva un deterioro en la autoestima de la mujer que lo sufre así como los molestos problemas de higiene relacionados con la incontinencia urinaria femenina.

Para paliar los problemas de pérdidas de orina existen varias soluciones, como puede ser la fisioterapia o los medicamentos, pero para los casos más graves la mejor opción suele ser la Operación de Incontinencia Urinaria Femenina.

¿En qué consiste la incontinencia urinaria femenina?

La incontinencia urinaria femenina consiste en la pérdida de orina de forma involuntaria. Esta enfermedad no supone un riesgo para la vida del paciente, sino que mas bien provoca molestia, problemas de higiene e incluso problemas psicológicos, como puede ser pérdida de autoestima y autonomía para la mujer que padece incontinencia urinaria.

Normalmente, las pérdidas de orina se producen a causa de esfuerzos físicos en la zona abdominal, como puede ser toser, reír, correr e incluso andar.

incontinencia urinaria femenina

Existen varios tratamientos para paliar los síntomas, pero para los casos más graves, la mejor opción puede ser la Operación de Incontinencia Urinaria Femenina.

¿Cuáles son las razones para someterse a la operación de incontinencia urinaria femenina?

Como mencionábamos, la incontinencia urinaria femenina no es una enfermedad que pueda ser “mortal”, pero si puede causar pérdida de autoestima en la mujer lo sufre. Asimismo, las pérdidas de orina suelen producirse durante esfuerzos físicos de la zona abdominal, como reírse o toser. La causa de que se produzcan las pérdidas de orina puede ser la  debilitación del esfínter que sirve para controlar la uretra, debido al embarazo o la edad. Por otra parte, también puede ser por problemas de apoyo pélvico, causados por el debilitamiento y desplazamiento hacia debajo de los músculos y tejidos que sirven de apoyo a la uretra. Las probabilidades de sufrir de incontinencia urinaria en estos casos son muy altas, siendo su eliminación más complicada.

La incontinencia urinaria afecta a 1 de cada 4 mujeres.

Existen una serie de factores que favorecen la aparición de la incontinencia urinaria femenina. Entre ellos aparecen:

  • Embarazo: Se trata de un factor muy relevante. Según las estadísticas, cerca de la mitad de las mujeres que han padecido incontinencia urinaria durante la gestación, sufrirán pérdidas de orina los 5 años siguientes.
  • Predisposición genética: Las probabilidades de que mujeres cuya madre o hermanas mayores sufran incontinencia son altas, siendo incluso mayores si la abuela también ha sufrido pérdidas de orina.
  • Operaciones quirúrgicas previas: Es el caso de las mujeres que se hayan sometido a una histerectomía (extirpación del útero) o a radioterapia para el tratamiento de tumores. Esto puede provocar incontinencia urinaria.
  • Otros factores: Enfermedades pulmonares, consumo de tabaco, menopausia, estreñimiento o la obesidad, junto con algunos medicamentos, son factores que pueden propiciar la aparición de la incontinencia urinaria femenina.

 

¿Qué tratamientos existen para la Incontinencia Urinaria femenina?

Para el tratamiento de los síntomas de la Incontinencia Urinaria femenina encontramos dos grupos, las opciones quirúrgicas y las no quirúrgicas. Los tratamientos conservadores se recomiendan en mujeres jóvenes que sufren de leves pérdidas, mientras que la operación de incontinencia urinaria femenina se recomienda tan solo en los casos de gravedad alta.

Los tratamientos conservadores no quirúrgicos para la Incontinencia urinaria son:

  • Cambios del estilo de vida:
    • Reducir el consumo de líquidos si se hace en exceso.
    • Ir al lavabo con mayor frecuencia para evitar la acumulación de orina.
    • Dieta rica en fibra para evitar el estreñimiento, pues puede ser causa de un agravamiento de la incontinencia.
    • Dejar de fumar, evitando así la tos y la irritación de la vejiga.
    • Eliminar el alcohol y la cafeína de la dieta debido a que estimulan la vejiga.
  • Medicamentos para la incontinencia urinaria: Existen algunos medicamentos que deben ser recetados por el médico. La efectividad de estos medicamentos para tratar la incontinencia urinaria es mayor en las mujeres que la sufren leve o moderada.
  • Ejercitar los músculos del piso pélvico: El ejemplo más conocido son los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios pueden ser realizados en cualquier lugar y ayudan en el control de las pérdidas de orina fortaleciendo el esfínter uretral.
  • La efectividad de estos tratamientos no es muy alta en los casos graves. Dado el caso, la operación de incontinencia urinaria es la mejor opción para mejorar la calidad de vida del paciente

¿Cómo se realiza la operación de incontinencia urinaria femenina?

La técnica quirúrgica más utilizada para el tratamiento de la incontinencia urinaria femenina es la del cabestrillo mediouretral. El cabestrillo está hecho de material sintético. Se coloca mediante una incisión debajo de a uretra a través de la vagina, situándolo justo debajo de la uretra mediante una agujas especiales. Este procedimiento se puede realizar de dos modos:

  • Mediante la colocación del cabestrillo detrás del hueso pubiano utilizando dos incisiones en el abdomen.
  • En la parte inferior del hueso pubiano realizando pequeñas incisiones en la parte alta de la pierna.

La duración del procedimiento es entre 30 y 40 minutos aproximadamente, siendo la recuperación total en los siguientes 5/10 días.

 

 

¿Cuánto se alarga la recuperación tras una operación de incontinencia urinaria femenina?

La paciente recibe el alta hospitalaria al día siguiente de la cirugía en la mayoría de los casos, aunque existe la posibilidad de que abandone el hospital el mismo día de la cirugía.

La recuperación definitiva tras la operación depende de cada caso en concreto, pero las molestias suelen desaparecer generalmente durante el cuarto o quinto día tras la operación, aunque es posible que se alargue hasta dos semanas. La paciente debe consultar con su médico cuando puede retomar las relaciones sexuales, ejercicio físico o actividades diarias.

incontinencia urinaria femenina

¿Cuáles son las ventajas y los riesgos de la operación de incontinencia urinaria femenina?

La ventaja principal de la operación de incontinencia urinaria así como de cualquier otra operación es la solución del problema. Además, en este caso específico, existen una serie de ventajas asociadas, como es la mejora del autoestima y de la autonomía de la mujer.

Los riesgos de la operación de incontinencia urinaria femenina son los mismos que en cualquier otra cirugía, como son los relacionados con la anestesia. Por otra parte, encontramos una serie de riesgos específicos de esta técnica quirúrgica, como son las infecciones o trastornos en las vías urinarias, el rechazo del cabestrillo en el caso de que sea de material sintético o la necesidad de corregir el cabestrillo con otra cirugía en el caso de que la malla quede tirante.

incontinencia urinaria femenina

A pesar de que existen riesgos, las ventajas y los resultados positivos son más numerosos, mejorando con creces la calidad de vida de las mujeres que sufren incontinencia urinaria femenina.